Segundo Debate Presidencial. Última llamada para el 2o. lugar

El INE definió un nuevo formato para el desarrollo de los debates [presidenciales], por primera vez en 2018, realizar tres eventos de esta naturaleza […] El Segundo Debate Presidencial será inédito en México. Por primera vez contará con público participativo que podrá interactuar con los candidatos.

(Instituto Nacional Electoral. https://www.ine.mx/debates-presidenciales-2018/)

 

Este domingo 20 de mayo, en el campus Tijuana de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), se realizará el segundo de tres debates entre los candidatos a la presidencia de la República para el período 2018-2024. A diferencia del primero, efectuado hace un mes en la ciudad de México, con cinco participantes, en esta ocasión se presentarán únicamente cuatro. Es sabido que, esta semana, la Sra. Margarita Zavala de Calderón decidió retirarse de la contienda.

Como ha sido guion a lo largo de todo el proceso, nuevamente el personaje a vencer es el abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, integrada por los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social (PES), y del Trabajo (PT), Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

No es para menos; encuestadoras que se juzgan serias, así como ejercicios ciudadanos que poseen alta credibilidad y se enfocan a sectores específicos, como el realizado el jueves 17 entre universitarios de instituciones como UNAM, UAM, IPN y otras, colocan a AMLO en niveles muy superiores respecto al segundo lugar. Sobre ello, el líder ha dicho de manera jocosa aunque cierta, y por ello irritante para sus adversarios, “este arroz ya se coció”.

Bueno, pues este arroz estaría ya cocido si viviésemos en una sociedad democrática, pues a menos de mes y medio, el triunfo de Andrés Manuel no admitiría discusión. En reciente entrevista, el reconocido político Porfirio Muñoz Ledo afirmó que:

No hay prácticamente nada que esté en duda […] Hay un candidato a la presidencia de la República que durante un año ha mantenido 20 puntos de distancia con los demás. Si esto ocurriera en Francia o en Estados Unidos, ya no se discutiría. Entonces, hay un candidato evidentemente ganador; eso es claro, como la luz del día.

 

Sí, pero no. El gran pero es que—a los hechos me remito—, no vivimos en una sociedad ni medianamente democrática. Por el contrario, en los últimos tiempos, concretamente en el actual sexenio, hemos sido testigos de un lamentable retroceso en un número de frentes que se tenían sujetos, así fuera con alfileres, como conquistas democráticas. Sin remover demasiado, me remito al Instituto Nacional Electoral (INE), juez en la contienda actual. El miércoles 9, al término de un conversatorio en la materia, Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del INE, afirmó que “se están preparando para el peor escenario el 1 de julio”. Se atrevió, inclusive, a anticipar que la elección presidencial habrá de ser impugnada ante el Tribunal Electoral. En sus palabras, “va haber dos candidatos que van a impugnar diciendo que hubo irregularidades graves y que van a demandar la nulidad de la elección”.

¡Ah caray! Grave, muy grave es que el garante de la imparcialidad, limpieza, y confianza del proceso comicial mexicano insinúe que éste no será lo suficientemente transparente y confiable, a grado tal que ya anuncie que al menos dos contendientes lo impugnarán.

¿Puede concederse credibilidad de buen árbitro el Consejero Presidente del INE, cuando se sabe que, junto con otros pares fue impuesto por los partidos políticos dominantes? Considero que no. Tal parece que el instituto se complace con vender “modernidad” en vez de democracia a los mexicanos, haciéndonos creer que un nuevo formato para los debates presidenciales, donde se cuente, “por primera vez” con “público participativo que podrá interactuar con los candidatos”, es suficiente para generar la percepción que ahora sí arribamos a la democracia plena.

Nada hay que celebrarle al INE cuando nos percatamos que en las cañerías del sistema siguen operando los marrulleros de siempre, preparando el escenario del fraude en las meras narices de los consejeros, y que el titular de ese instituto advierte complacientemente de conflicto post-elección. La autoridad electoral quiere vender a los ciudadanos un edificio remozado, bellamente decorado (la parafernalia del debate), pero con los cimientos, muros y demás estructuras, podridas (el teatro del fraude).

Afirma Porfirio Muñoz Ledo que,

Hay una inmensa campaña negra, totalmente inconstitucional e ilegal, que el INE, por desgracia, ha tolerado. [Lorenzo Córdova] no está haciendo su chamba. Está hablando de que si es cerrada la elección, de que si no es cerrada; ¡pues no le corresponde a él decirlo! [Sí] hay una falla muy grande del INE. Están muy débiles frente a la autoridad.

 

La debilidad del INE ante la autoridad; ahí debe ponerse atención. Parece que, con declaraciones tan preocupantes como la de Córdova, el instituto está frágil por convicción; justamente, porque está de acuerdo en que los resultados favorezcan a un aspirante en particular. Pero ¿quién es la autoridad? No es solamente el Ejecutivo y el partido político en el poder. Es todo un régimen, que por décadas ha dominado en el país, donde se encuentran, además de políticos y funcionarios, representantes económicos muy poderosos. Ese régimen ve con mucha preocupación que ninguno de sus dos candidatos preferidos, José Antonio Meade Kuribreña y Ricardo Anaya Cortés, hayan levantado en las encuestas como para significar una real y honesta competencia frente a Andrés Manuel López Obrador.

El debate de este domingo servirá para definir, ahora sí, quién entre Meade y Anaya permanecerá para la recta final. Mi apuesta es que, pese a ser apoyado por el innombrable, Ricardo Anaya se bajará de la contienda; así como lo hizo su actual asesor, Diego Fernández de Cevallos, en las elecciones de 1994. ¿Será que Lorenzo Córdova se refiera al de Morena y el del Frente como los dos impugnadores del “inobjetable y contundente triunfo” de Meade Kuribreña? Mal y de malas se vería nuestra endeble democracia.

Esta ocasión, sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en ediciones de fraude anteriores, la mayoría de la sociedad mexicana está decidida a ejercer su derecho al voto y defenderlo en todas las instancias posibles. El hartazgo hacia el régimen de corrupción, impunidad y crimen, es motivación de esta actitud; pero asimismo es motor de este talante la posibilidad real de hacer a un lado la podredumbre, que tanto daño ha hecho a la nación.

En mi anterior dije que el ambiente seguirá cargado de dimes y diretes; empero, la verdadera encuesta, donde se espera que opine la mayoría de ciudadanos, será el 1 de julio. Espero que los consejeros del INE, los magistrados del tribunal electoral, el gobierno federal, así como los grupos de poder económico, entiendan que la voluntad popular no debe ser violentada nunca más.

 

Fuente de imagen: INE
Twitter: @RicSantes Fecha de publicación en otros medios:

Plumas Libres, 19-may-2018

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *