Agonía del TLCAN, ¿cambio de proyecto de nación?

Lamento y condeno los hechos en los que perdió la vida Adolfo Lagos Espinosa. Expreso mis condolencias a sus familiares. La @PGR_mx coadyuvará con la @FiscaliaEdomex para la investigación y detención de los responsables.

(Enrique Peña Nieto, vía Twitter, 19 de noviembre de 2017).

El pasado 17 de agosto, en Washington, D.C., dio inicio un nuevo capítulo en la historia de la relación bilateral México-Estados Unidos: se realizó la primera ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), donde también participa Canadá. A esta fecha, en la ciudad de México está en proceso la quinta ronda. Sirve traer a la memoria que la 1a. edición del tratado dio inicio el 1o. de enero de 1994, luego de extenuantes discusiones entre grupos influyentes de los países firmantes, quienes apoyaban o se oponían al acuerdo.

23 años después, es claro que la renegociación no es consecuencia de una reflexión entre las partes sobre la necesidad de llevar a cabo reformas; muchos menos, en el ánimo que los cambios sean de beneficio mutuo. Para nada; la renegociación está alineada a la agenda política de Donald Trump, ese impresentable que desde su campaña para llegar a la presidencia de Estados Unidos criticó el acuerdo, describiéndole como, “la peor negociación realizada alguna vez por Estados Unidos”. Evidentemente, la renegociación tampoco ocurre en el momento más propicio para México; externamente, en vista de las muestras de hostilidad trumpista; e internamente, frente a las condiciones en que el agonizante gobierno federal deja el país: henchido de inseguridad, violencia, sangre y muerte; saturado de corrupción, cinismo, e impunidad. Pero carente de Estado de Derecho, e instituciones confiables, así como de niveles mínimos de salud, educación, y empleo (aunque sobre esto último se haga alharaca que, éste, es el “sexenio del empleo”… ajá).

Lo anterior no significa que el TLCAN no demandase reformas; sólo un ejemplo: por razón de éste, México quedó atrapado en una dinámica liberalizadora que no sólo puso en riesgo su seguridad alimentaria sino otras áreas sensibles. No obstante, por las noticias surgidas, es claro que el actual no es el gobierno indicado para llevar a cabo negociación alguna; sobre todo, con el tiburón del norte. Ahora, el asunto está plagado de incertidumbre, con más retrocesos que avances. Inicialmente, se estimaron entre 7 y 9 rondas, alternando sedes ente los miembros, en un tiempo de finiquito previsto para principios de 2018; pero las desavenencias, los reproches, y las intentonas de sacar ventajas empantanan la renegociación al punto de que ya se habla de cancelación, y por ello término, del TLCAN. Desde los centros financieros estadounidenses y desde las cúpulas empresariales mexicanas se arguye que la anulación traería consecuencias funestas para México… la pregunta que surge es: ¿para la nación, o para los grupos de poder que se han beneficiado del statu quo por décadas, condenando al resto de la población a vivir en condiciones cada vez más paupérrimas?

Porque lo que se renegocia o pretende renegociarse, es un acuerdo comercial, al que asisten las esferas de poder de los tres países, donde la representación ciudadana es prácticamente nula. Quiere ello decir que lo social es lo que menos importa. Casualmente, es a la mayoría de los mexicanos a quienes atañe que los grupos de poder aborden, al menos por una ocasión, esa agenda. Alimentación, salud, educación, empleo… ¿en qué ventanilla se atienden esos pendientes? Las partes del TLCAN siguen la lógica de que sin crecimiento económico es prácticamente imposible mejorar condiciones como, por ejemplo, las laborales. Sí, el mismo discurso que se recetó a los mexicanos hace más de dos décadas.

¿Cambio de proyecto de nación?

Este 20 de noviembre, el único pre-candidato presidencial que hasta hoy ha reivindicado la temática social, Andrés Manuel López Obrador, presentó el documento Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024. El mismo, merece otro espacio para el análisis; aunque aquí cabe destacar una propuesta concreta del abanderado de Morena: en caso de ganar las elecciones, mantendrá una política de austeridad pero manteniendo el equilibrio macroeconómico, amén de que redirigirá el 4.1% del PIB a infraestructura y programas sociales. Sin lugar a duda, esa política es vital.

Por un lado, AMLO se adelanta, una vez más, a sus adversarios políticos, poniendo la vara tan alto que a muchos, carentes de proyecto propio, no les quedará sino el recurso fácil de endosarle el desgastado atributo de “populista”, aun cuando muchos no sepan qué es eso. Por otro lado, AMLO enciende una luz de alerta a los “adversarios económicos”, es decir, a aquellos poderosos grupos empresariales que por tantos años se han beneficiado del estado de cosas, sin importarles las carencias y necesidades de las mayorías. Por supuesto, es entendible que les preocupe; sin embargo, pronto habrán de entender que una propuesta de atender las prioridades sociales, para que la ciudadanía viva efectivamente mejor, es conveniente para todos. Si no lo creen así, que piensen que los males que hoy nos acosan, como la delincuencia, golpean tanto a pobres como a ricos. El lamentable caso del empresario Adolfo Lagos, director de Izzi, quien fue asesinado para robarle una bicicleta, es muestra del grado de descomposición en que se halla el país.

Desde hace mucho tiempo la situación no admite ser soslayada por el discurso fácil de las autoridades; pero ha sido así porque, regularmente, los males impactan más a los vulnerables, no a los poderosos. Lo ocurrido al empresario de Izzi, quien mereció un “tuit” de condolencias por parte del presidente de la República inclusive, es de esas gotas que derraman vasos. De hecho, este 20 de noviembre la Coparmex afirmó en un comunicado que “La crisis de seguridad exige una estrategia integral con nuevas líneas de acción”. Sí, parece que arriba también lo entienden así: el cambio de fondo es urgente.

Fuente de imagen: Dominio público
Twitter: @RicSantes Fecha de publicación en otros medios:

Plumas Libres, 20-nov-2017

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *